Skip to main content

Cada Grand Vintage Rosé es único y expresa la interpretación personal del año del maestro bodeguero de Moët & Chandon. El Grand Vintage Rosé 2013, la 44ª añada rosada de la historia de la Maison, tiene un carácter verdaderamente único.

Moët & Chandon Grand Vintage Rosé 2013 es un champagne marcado por una vendimia tardía. Resume un año de espera, un año de anticipación. La estación brilla a través de sus sabores y aromas, ofreciendo un buqué generoso, frutosidad especiada y una sensación en boca marcada, expresada a través de notas otoñales.

ENSAMBLAJE

Moët & Chandon Grand Vintage 2013 Rosé es una expresión inesperadamente complementaria de un año muy conocido por sus Chardonnays. Contiene 35 % de Chardonnay, una proporción bastante alta para un rosado, que normalmente contiene más Pinot Noir. Después de 7 años de bodega, revela un carácter verdaderamente único.

PINOT NOIR
(14 % VINO TINTO)
CHARDONNAY
35%
MEUNIER
21%

Periodo de envejecimiento en bodega: 7 años

Periodo de envejecimiento tras el degüelle: al menos 6 meses

Dosis: 5 g/litro

Contiene sulfitos

NOTAS DE CATA

Color con matices naranjas

Un tono rosa claro radiante con toques de naranja.

Buqué generoso

Los aromas iniciales son dulces, matizados con una mezcla de fresas silvestres, frambuesas y semillas de granada. A continuación desarrolla un toque de frescor con notas de naranja sanguina y carambola. Pimienta negra, chocolate amargo, canela, flores secas y cuero nuevo completan el buqué.

PALADAR ESPECIADO Y BIEN DEFINIDO

El ataque carnoso en boca confirma el carácter voluptuoso del vino. La estructura marcada del Pinot Noir está acompañada de la sensación de frutas de hueso crujientes, como las ciruelas y las cerezas. Tiene una textura de polvo fino y una delicada astringencia subraya el largo final, con notas de pomelo rosa y ralladura de lima.

Naranja sanguina
Cereza
CANELA

Explora las galerías subterráneas de las bodegas más grandes de la región de Champagne.

« Como ocurre con su champagne, cuando el señor Moët entra en una habitación desaparece el aburrimiento. »
Frase atribuida a un coetáneo de Jean-Remy Moët