Skip to main content

Champagne Grand Vintage Rosé 2012

  • Coral
  • Delicado
  • Fresco

Cada Grand Vintage es único y original, una interpretación libre y personal de la añada por parte del maestro bodeguero de Moët & Chandon. Grand Vintage Rosé 2012, la añada 43ª de la historia de la Maison, se distingue por su madurez, complejidad y carisma.

El Grand Vintage Rosé 2012 evoca la transición de la primavera al verano. Ofrece cierta delicadeza, acompañada de frescor y de matices coralinos.

ENSAMBLAJE

Los vinos de uva negra, con Meunier a la cabeza, son especialmente bien logrados, lo que explica su parte preponderante en el ensamblaje. Por una vez el Chardonnay cuenta con menor presencia: 
 

Pinot Noir:
42% (13% del cual es vino tinto) 
Meunier:
23% 
Chardonnay:
35%

Período de envejecimiento en bodegas: 5 años como mínimo

Envejecimiento después del degüelle: 6 meses como mínimo

Dosificación : 5g/litro

NOTAS DE CATA

Un color brillante:

Rosa coralino, matices anaranjados, aguja fina y persistente.

Un aroma fresco:

Las notas iniciales son de pomelo rosa y naranja sanguina, que después se transforman en notas de pequeños frutos rojos con hueso como la guinda. Completan el aroma matices más vegetales de fresa silvestre y ruibarbo. 

UN PALADAR ARMONIOSO:

En el paladar, la primera impresión es suave y sedosa. Esta estructura, en un primer momento ligera y delicada, se afirma en un final ligeramente astringente con notas de frutas de hueso como la ciruela y la ciruela damascena.

Naranja sanguina
Cereza
Pomelo
Perfect serve
1

Pon la botella en una cubitera para champagne, llénala de hielo y añade agua. Déjala en la cubitera un mínimo de 15 minutos antes de servir.

2

Saca la botella, sécala con suavidad y retira con cuidado el precinto negro.

3

Afloja el alambre sin retirarlo completamente mientras mantienes el corcho en su sitio con el pulgar.

4

Agarra la base de la botella y desenróscala suavemente del corcho (en lugar de desenroscar el corcho de la botella). Retira el corcho con cuidado.

5

Llena las copas hasta los dos tercios. Primero las damas, por supuesto. Y disfruta viendo a tus invitados disfrutar con la magia de Moët.

« Como ocurre con su champagne, cuando el señor Moët entra en una habitación desaparece el aburrimiento. »
Frase atribuida a un coetáneo de Jean-Remy Moët